LA IMPORTANCIA DE UNA IDENTIDAD Y MARCA > CIUDAD Y PAÍS

Por Maru Aguzzi #GSM

En la mayor parte de latinoamérica existe una falta de compromiso con el diseño de información e identidad gráfica de los países y ciudades; y México no es la excepción. Desde nuestra experiencia, cada cambio de gobierno municipal, estatal y hasta federal resulta en un rediseño de la identidad gráfica y estética para que se adecúe a la administración del momento. Es difícil encontrar elementos icónicos dentro de nuestras ciudades. En el caso de México, ni el hecho de que Lance Wyman haya diseñado la iconografía de nuestro sistema de metro y co-creado la identidad de los Juegos Olímpicos de México 68, es suficiente. Una ciudad necesita símbolos como los taxis de Nueva York o la gráfica del metro de Londres.

Hay un ejemplo muy claro de los problemas inmediatos que la falta de una identidad gráfica ocasiona en una ciudad. Durante décadas, la Ciudad de México utilizó el VW Beetle en colores verde y blanco, definiendo el aspecto de la ciudad e hizo a la ciudad reconocible en todo el mundo. Sin embargo, hace un par de mandatos, el entonces Jefe de Gobierno, decidió retirar los “vochos” por cuestiones de seguridad y ‘aprovechó la oportunidad’ para rediseñar los taxis. El resultado fue coches con colores vino y champán acompañados de un patrón hecho de un dibujo del Ángel de la Independencia, un icono de la ciudad, en las puertas delanteras.

 

Considero que el cambio de imagen de los taxis no fue una decisión ni acertada, ni bien diseñada. Ni siquiera fue duradera, pues fue revocada por el Jefe de Gobierno actual, cambiando los colores a una paleta magenta. Aunque personalmente creo que esta fue otra decisión desafortunada, hay una que fue efectiva y visualmente fuerte: usar el acrónimo “CDMX” para identificar a la Ciudad de México y acompañar al nombre con un logotipo limpio y contundente. La ciudad se ha llamado D.F. (Distrito Federal) para los hispanoparlantes durante mucho tiempo, incluso provocando que a quien supiera esto, aún cuando el español no fuera su lengua nativa, lo convirtiera inmediatamente en un insider. CDMX suena y se siente más maduro, además de que da la bienvenida a muchos idiomas diferentes.

 

Con todo esto en mente es evidente que, como sucede con las empresas y el sector privado, el posicionar una imagen es algo fundamental para mantener activos los flujos de una organización, en este caso un país o una ciudad. Reconocemos marcas como Nike o Coca-Cola porque se han encargado de definir una imagen que, aunque vaya modificándose con los años, sigue manteniendo una línea. Entonces, ¿por qué no aplicar esto a nuestros lugares de residencia?

Diseñar una imagen definitiva es clave para la economía ya que no sólo hace que una ciudad o país se posicione a nivel local e internacional, también consolida de manera acelerada y constante un turismo confiable. Ayuda a cualquier empresa o emprendedor de todo tipo de sector e industria a que se quiera lanzar hacia el mercado internacional, pues contar con el aval visual del lugar en que habitamos es un paso ganado hacia posibles alianzas.

Plantear una imagen definitiva para el país o ciudad implica tener en cuenta que el reconocimiento que se logra a nivel global gracias a ésta tiene un costo. El destinar fondos públicos para rediseñar la imagen cada vez que hay una transición de poderes en el gobierno causa problemas, pues estos cambios se realizan con los impuestos de los ciudadanos.

Asignar un presupuesto gubernamental a la creación de la imagen de una ciudad o país debería plantearse desde un proyecto de ley que impida que se destinen fondos públicos cada sexenio a modificar una imagen que debería ser única. De esto, además, se desprenden gastos innecesarios para muchos otros sectores como, por ejemplo, el de los taxistas, una industria muy golpeada en la Ciudad de México. Cada seis años tienen que cambiar los colores de sus coches con dinero propio. Además, durante cada transición de imagen, esto confunde a los usuarios de este servicio pues por un largo período conviven diferentes tonos de taxis en una ciudad donde se advierte mundialmente ser cautelosos a la hora de subirse a uno.

Una parte fundamental para que maduremos en relación a presupuestos y asignaciones de recursos, es el trabajo que hacemos como profesionales del diseño y la comunicación. Muchas veces nosotros mismos no sabemos posicionar bien nuestro trabajo y, mientras esto siga sucediendo, será difícil que nos vean como una industria formal, desviando la atención del hecho de que, en gran medida, el éxito comercial y desarrollo de una marca u organización, depende del diseño de la misma.

Por esto, es importante una alianza dentro del gremio de diseño que constate el valor de lo que hacemos. Si bien pareciera que esta dinámica del cambio sin reflexión de fondo se repite a sí misma, alguien deberá llevarla por un camino que nos beneficie a todos. Seguramente esa tarea nos corresponda a los diseñadores y comunicadores, tanto en nuestra calidad de profesionales como de ciudadanos.

DISEÑO DESDE UN PRESENTE EXTREMO

TEMA #AMD2017

El futuro parece estar sucediendo hoy mismo, como una faceta más del presente. Existimos dentro de una excepción macrohistórica donde por primera vez los indicadores de progreso y bienestar están cambiando a nivel planetario, empujando notablemente al medio ambiente y a sus habitantes a terrenos intransitados —aunque este es sólo un ejemplo de las áreas que son afectadas por todo lo relacionado con la humanidad. La población mundial explotó hasta ser siete veces más a la del siglo pasado. Hoy consumimos más recursos de los que el planeta puede generar. Esta transformación se ha dado a una velocidad vertiginosa. El planeta donde vivimos es físicamente distinto al de nuestros padres, con una composición atmosférica y geológica diferente. El cambio ha sido repentino, casi inmediato.

A pesar del sensacionalismo y urgencia de estos temas, a la sociedad parece no quedarle tiempo de leer estas noticias. Después de invertir su tiempo en buscar sentido en las redes sociales, el ser humano parece no comprender cómo digerir la información.

La incapacidad de entender y sobrellevar el presente no es exclusiva de nuestros tiempos. El concepto de un presente extremo aparece con el libro The Age of Earthquakes: A Guide to the Extreme Present escrito por el artista Douglas Coupland y los curadores y críticos Hans Ulrich Obrist y Shumon Basar, publicado en 2015. Los autores plantean una serie de términos para describir y entender el imparable y abrumador flujo de información que nos inunda 24 horas al día. Estos autores describen la lucha de los habitantes tecnologizados, en un mundo global e hiperconectado, por entender y sobrellevar el tsunami diario de estímulos fragmentados.

Desde nuestro contexto el planteamiento de un presente extremo no aparece como algo ajeno, sino que parece adquirir la capacidad de desplegarse a muchos más ámbitos. Lo extremo del presente latinoamericano no solamente pasa por el contexto tecnológico, ya que se extiende a muchas otras esferas de la globalización, entre ellas la inseguridad, la política, la desigualdad, la pobreza y el medio ambiente. Parafraseando a McKenzie Wark, el teórico de medios y crítica, la globalización es percibida como un nuevo fenómeno sólo para aquellos que viven cerca de los antiguos poderes imperiales. Para el resto, para la periferia, la globalización no es nada nuevo. La historia vista desde las antiguas colonias ha sido una constante sucesión de presentes extremos. En un contexto donde históricamente hemos estado fuera de las fronteras artificiales del poder, con un espacio abierto al flujo unidireccional por el que escapan recursos y capitales. La historia de la periferia es la historia extrema de un futuro que no llega nunca, no existe, y, por tanto, es sólo un espejismo del presente.

¿Qué significa diseñar desde un presente extremo? El diseño es una actividad de previsualización del futuro. Los diseñadores nos dedicamos a describir detalladamente aquello que aún no existe. ¿De qué manera enmarca lo extremo de nuestro presente la actividad de pensar en el futuro? Quizá una de las grandes diferencias entre el arte y el diseño es justamente esa: que el diseño trata de lo que todavía no existe y, aun cuando refleja, responde o existe gracias al presente que le da vida, es sólo por su pertinencia en un contexto futuro que el diseño encuentra un motivo de existencia.

El Abierto Mexicano de Diseño busca en esta su quinta edición visibilizar el diseño que se piensa desde diferentes contextos: distintos presentes, todos extremos. Nos gustaría saber, desde el punto de vista de los diseñadores que se van a presentar en el AMD, ¿de qué manera diseñamos desde la región latinoamericana, la más desigual del mundo? ¿cómo crecer el volumen de producción y responder a mayores mercados desde procesos manuales o artesanales? y ¿es aún relevante hacerlo? ¿qué papel juega el diseñador en una economía maquiladora donde la gran industria nacional no parece necesitar diseñadores? ¿Cómo se diseña para un mercado con una capacidad adquisitiva limitada, en un país donde más de la mitad de la población tiene ingresos menores a la línea de bienestar?

Quizá más relevante aún, ¿qué papel juega el diseño en el planteamiento de escenarios futuros de mayor bienestar? ¿cómo es el futuro que los diseñadores presentes en el AMD buscan lograr? ¿cuáles son esas imágenes, productos, sistemas, edificios y ciudades en las que los diseñadores nos sugieren vivir mañana?

Para ser un diseñador se necesita ser optimista. Es casi imposible pensar en un diseñador que proyecte sin pensar en mejorar su contexto. Los diseñadores somos utopistas: visionarios de un futuro ideal por-venir, lugar que no necesariamente es irrealizable y que, más bien, marca la pauta para el esfuerzo creativo. Los diseñadores proponemos y proyectamos el bienestar. La pregunta que hace el AMD a los diseñadores es, entonces: ¿cómo podemos diseñar desde un presente extremo, un futuro deseable?.

 

Concepto de diseño en las artes virreinales

Por Alejandro Julián Andrade Campos


El vocablo “diseño” hizo su entrada oficial al español de manera tardía; es hasta el diccionario de Academia Usual en 1780, donde podemos encontrar la siguiente definición:

Delineación, traza sobre superficie, que represente la idea del futuro edificio,

ó pintura que  se intenta executar. (Real Academia Española, 1780).

La palabra “delineación” nos da idea del concepto que le precedió: el dibujo. El hermanamiento entre ambos términos proviene desde el acto mismo que los constituye, es decir, el trazado de diversas líneas que buscan esbozar un cuerpo o forma, logrando con esto trasladar un proceso intelectual al campo de la imagen. El vocablo “diseño”  aparece en nuestro idioma como una apropiación del italiano Disegno; probablemente esta adaptación surge de la necesidad de dotar a ciertas artes -como lo son la pintura y la escultura- de un ennoblecimiento que, si bien ya era un hecho en Italia, en el mundo hispánico seguía siendo tema de discusión. La búsqueda de la nobleza en determinadas profesiones perseguía el reconocimiento del trabajo intelectual y no solamente del manual; es decir, la virtud principal del artista residía en la capacidad de conocer y comprender una serie de conceptos requeridos, mismos que llevaría al terreno de la representación mediante la imaginación. El resultado final del proceso era materializar este trazo mental a través del lienzo, madera, piedra o cualquier otro soporte.   

Miguel Rudecindo Contreras (atribuido), Retrato de Don José de Ibarra, óleo sobre tela, Museo Nacional de Arte

Si bien la palabra diseño no estaba inscrita oficialmente en la lengua española hasta 1780, lo cierto es que se encuentran indicios de su utilización desde un periodo más temprano. En la Nueva España esta ya era comprendida y usada por los círculos intelectuales y artísticos desde la primera mitad del siglo XVIII. Una de sus primeras irrupciones en México se encuentra ligada a la tratadística italiana de las artes; concretamente en el manuscrito El Arte Maestra, traducción del tratado pictórico de Francesco Lana  que probablemente fue hecha por el escritor Cayetano Cabrera Quintero y el pintor José de Ibarra, artista que se distinguió notablemente por su defensa en torno al ennoblecimiento de la pintura. El segundo capítulo del breve tratado de Lana, ya traducido en el siglo XVIII, se titula Preseptos que pertenecen al disegno; el apartado comienza de la siguiente forma:

Después de la invención de lo que se tiene de pintar, antes de poner mano a los colores, conviene hazer un diseño de por si este se haze de ordinario del lapis, o con la pluma en pequeño; sirve de ordenar, ó proporcionar las figuras figuras y partes de los que se intenta obrar transportándolas después al lienzo con sus debidos tamaños. (Soto, 2005, p.135).

En este párrafo se deja claro que el disegno es el dibujo en sí, pero, ¿por qué la traducción al español respetó la palabra diseño en lugar de ocupar la más común de dibujo? Como lo ha señalado Paula Mues, la traducción del Arte maestra no fue totalmente fiel; muchos párrafos fueron suprimidos o modificados, inclusive, algunos más fueron agregados para incluir algunas nociones de la tradición pictórica novohispana. Probablemente la intención de conservar el vocablo disegno proviene de la búsqueda por adoptar ciertos conceptos y composiciones de la pintura italiana, misma que tuvo un gran eco en los pinceles novohispanos del siglo XVIII. Mediante la introducción de novedosos términos, cargados de una fuerte ideología, los pintores se sumaron a una modernidad discursiva y visual en torno las artes, misma que no solo dignificó al oficio sino también a sus ejecutantes.

Como reflexión final a estas ideas, resulta muy pertinente retomar parte de la definición de diseño que da el Prontuario artístico: ó Diccionario manual de las bellas artes publicado en 1788:

Los diseños son preciosos para los conocedores, porque en ellos notan mejor que en los quadros el carácter de un maestro, si su genio es vivo ó es pesado, si sus pensamientos son elevados ó comunes, si tienen buen hábito y buen gusto. Los diseños hechos de un solo golpe gustan mas que los concluidos, porque demuestras de qué pincelada se valen los Artistas hábiles para caracterizar las cosas con pocas líneas; vese también como han concebido sus pensamientos antes de digerirlos. (Mártinez, 1788, p. 118).

El diseño o dibujo, una parte fundamental de las artes, se descorre como este primer velo que permite conocer el genio del artista, su capacidad para abstraer conocimientos y llevarlos al mundo de las formas. El proceso intelectual del pintor se adivina entre las líneas  -firmes o sueltas- del boceto; mismas que, a través de la pincelada y el color buscan recrear, mediante la activación de nuestra mirada, mundos reales y etéreos.

Bibliograf.ia: 

-Real Academia de Española. (1780). Diseño. En Diccionario de Academia Usual. Recuperado de http://ntlle.rae.es/ntlle/SrvltGUIMenuNtlle?cmd=Lema&sec=1.0.0.0.0.

-Soto, Myrna. (2005). El Arte Maestra, un tratado de pintura novohispano. México: UNAM.

-Mues Orts, Paula. (2006). El Arte Maestra: traducción novohispana de un tratado pictórico italiano. México: Museo de la Basílica de Guadalupe. 

-Martínez, Francisco. (1788). Prontuario Artístico ó Diccionario Manuel de las Bellas Artes. Madrid: Viuda de Escribano.

______________________________________________________________________________

Alejandro Julián Andrade Campos. Licenciado en historia por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, maestro en historia del arte por la UNAM y doctorando en historia del arte por la misma institución. Ha curado diversas exposiciones en los museos Soumaya, Franz Mayer y Santa Mónica en Puebla. Es autor del libro El pincel de Elías, José Joaquín Magón y la orden de Nuestra Señora del Carmen. Su campo de estudio es la pintura virreinal poblana y sus procesos artísticos.

Entrevista AMD I Justine Fox

Justine_Fox

Justine Fox es una especialista que asesora a una serie de clientes en los sectores de marca, industria e interiores sobre tendencias de color y superficie enfocadas a negocios. Su consultora, Material Colour, usa los pronósticos de tendencias, en combinación con psicología del color aplicada y tecnología de desarrollo del color, para identificar y comunicar de manera efectiva el USP de sus clientes en sus productos y mercadotecnia.
Durante su gestión como Directora y Editora de Proyectos Creativos y Materiales en Global Color Research, Justine fue una parte integral del crecimiento y desarrollo del proyecto. Trabajó arduamente dirigiendo un equipo de coloristas y diseñadores, de planta y externos, al mismo tiempo que generaba relaciones profesionales con clientes internacionales. Luego fue Directora Creativa de Clarity InColour durante dos años y ahí se enfocó en soluciones de color y superficie a la medida del cliente. Un cliente reportó un crecimiento en ventas del 20%, sin precedente de cobertura mediática, gracias a la dirección de desarrollo de colecciones.
Justine ha organizado seminarios y dirigido talleres de manera independiente y en algunas de las exhibiciones de diseño más fascinantes del mundo incluyendo: 100% Design, Designersblock, Heimtextil Frankfurt, MoOD, Interiors UK, Interiors UAE, Surface Design Show and Stockholm Furniture Fair, entre otros. Además, ha sido ponente en diversas conferencias internacionales como SDC India, Architectural Congress Brazil, International Colour Day Sweden, Colour Group GB y Hidden Art Forum en Londres. Justine es miembro de Colour Group GB.

 

AMD: Cuéntanos un poco sobre ti
JF: El color ha sido una de mis fascinaciones desde la universidad, solo que no me había dado cuenta. En lugar de perfeccionar los acabados en mis diseños, llenaba las páginas de mis cuadernos con estudios de color para entender combinaciones y proporciones. Después me di cuenta que se trataba del comienzo de mi interés por la Psicología Aplicada al Color y por Tendencias de Color que conforman las bases de mi trabajo actual. Luego de dirigir durante siete años los proyectos creativos en una agencia de publicidad de tendencias globales, finalmente tengo la fortuna de trabajar de manera independiente con un cartera diversa de clientes quienes producen desde accesorios para el hogar hasta electrónicos, arte comercial de lujo, gafas, pintura y bebidas. Me encanta trabajar con los equipos de planta responsables de la marca y el diseño de un producto pues su pericia es la que me permite desarrollar propuestas de color que refuercen la voz de su marca. La consistencia entre el mensaje, el producto, los interiores y la arquitectura es la que genera eco en los clientes.

 

AMD: Para ti, ¿cuál es el futuro del diseño y de la arquitectura?
JF: Creo que, a nivel global, el diseño y la arquitectura se están transformando debido a los avances tecnológicos y a los cambios políticos, económicos y sociales por los que atravesamos. Vemos que el activismo en el mundo está resurgiendo y la gente está tomando el control para que las cosas mejoren y sean más justas.
Las compañías están desarrollando productos no desechables en donde el comprador puede volver a pedir o mandar a hacer sus componentes para evitar el desperdicio. El principio está en encontrar soluciones que conecten a los países en desarrollo, pero las aplicaciones son universales. Debemos integrar nuevos materiales compuestos y ver lo que ya utilizamos de una manera innovadora.
Nuestros paisajes urbanos cambian para ajustarse a la población que crece y eso implica logística para alimentar a todos y reducir la huella de carbono. Los arquitectos están incorporando granjas verticales a nuestra infraestructura y vivimos un crecimiento de agricultura de guerrilla en donde los activistas de jardines plantan productos alimenticios de manera furtiva.
La experiencia reside en el corazón de nuestro sentido de la aventura ya sea a través de un viaje único de sumersión o de tecnología de Realidad Virtual. Esto obliga al resto del diseño y la arquitectura a crear ambientes de experiencias súper locales con responsabilidad social local. La nueva estética minimalista no es austera sino rica en sutilezas de color y materiales texturizados inteligentes.

 

AMD: ¿De qué manera afecta el color a nuestro negocio y a la sociedad?
JF: El color afecta de manera importante la manera en que percibimos el mundo. El color no existe en el mundo abstracto, es una sensación creada en nuestros cerebros y que tiene un profundo impacto en nosotros. Los colores necesitan de la interacción humana para existir. Esto sucede en el hipotálamo, que controla gran parte de nuestras funciones básicas como el hambre, el sueño y el control de la temperatura. A medida en que hemos evolucionado también hemos aprendido a interpretar una enorme cantidad de información que nos brinda el color. Saber si un alimento es bueno o potencialmente peligroso siempre ha sido esencial para nuestra supervivencia y estas asociaciones juegan un gran papel actualmente. De hecho nos hemos dado cuenta que en el reconocimiento de marca, el color es el primer atributo que nuestro cerebro procesa por encima de muchas formas o palabras.
Podemos observar que esto afecta el color del que deseamos estar rodeados. Algunos estudios en ciclos de tendencia de color para interiores demuestran que la tendencia del color para interiores, más allá de ser cíclica, tiende a estar ligada a circunstancias como el panorama político y económico, actitudes sociales cambiantes y el desarrollo de la tecnología.
¿Será una coincidencia que en un estudio reciente a 10 países globalizados entre un 23 y un 33% de la población escoge el azul como su color favorito y alrededor del 35% de las 100 empresas líderes a nivel global utilicen el azul como su color de marca? Cuando vemos la manera en que se usa el color en los negocios nos damos cuenta que no solo es usar azul, las compañías exitosas usan el tono y la combinación adecuada para comunicar con sus clientes en un nivel subconsciente.
El color es una herramienta poderosa para los diseñadores y los arquitectos. Ayuda a crear productos con una marca apropiada que no solo respaldan las necesidades de futuras tendencias, también promueven la experiencia total del usuario. Comprender en dónde utilizar la psicología del color aplicada o las tendencias de color para comunicar ideas puede hacer el trabajo mucho más fácil y financieramente efectivo.

 

AMD: ¿Cuál es tu mayor inspiración?
JF: La gente. Amo a la gente contemplando. Que observa el comportamiento y los hábitos. Aunque yo, personalmente, no soy muy social, una de las mejores cosas de la vida son las ideas y los pensamientos que la gente aporta al mundo. Gracias a mi trabajo, he sido afortunada de conocer personas increíblemente creativas, apasionadas y enfocadas que han sido inmensamente generosas. El impulso de la gente, su atención a los detalles y su visión de un panorama amplio es lo que me ayuda a discernir y me ayuda a entender mejor.

 

AMD: ¿Cuál es tu percepción de México y el mundo con respecto a la arquitectura o al diseño?
JF: Creo que, en la actualidad, México es reconocido en el mundo por su increíble cultura,y por sus productos de diseño y arquitectura contemporáneos. La cobertura por parte de diversas publicaciones internacionales de diseño y el aumento de visibilidad de pabellones en grandes muestras de diseño en el mundo han abierto el camino a los diseñadores mexicanos.
Me encanta el enfoque en el material que tiene el diseño y la arquitectura mexicana, la manera en que la geografía y etnografía local parecen integrarse con la artesanía moderna y la ingeniería. Desde una perspectiva de color, por supuesto, para mí es impresionante observar la dinámica de tonalidades fuertes a tonos sutiles naturales e industriales. Creo que es un momento muy emocionante para ser un creativo trabajando en México.

Conoce más sobre el trabajo de Justine Fox aquí.

¿Un simple libro de vaqueros?

La inevitable decadencia del cómic mexicano se gestó de manera gradual con la desaparición de historietas clásicas como Los super sabios, La familia burrón o Memín Pinguin, el cierre de grandes editoriales, la predilección por los cómics importados y luego la pornografía. El tesoro de lo que fue la Época de oro hasta mediados de siglo XX, se extinguió casi en su totalidad en los años 80. Muchas editoriales se inclinaron por materiales importados u otros contenidos: revistas de chismes e historietas sumamente sexuales. El único sobreviviente de esta suerte fue El Libro Vaquero, sin duda el último clásico de esta industria en México.

Imagen1

Portada por Raúl Vieyra. El Libro Vaquero: Duelo de pistoleros, Año IX, 475, 1987.

En noviembre de 1978 nace El Vaquero y con ello se inicia una historia de renombre. Lo que le dio gran popularidad fue que se fundamentaba siempre en una historia de justicia y romance aunado a las aspiraciones y valores propios de la cultura mexicana, lo que no ocurría con las historietas norteamericanas de vaqueros donde los personajes no peleaban por una mujer. En las historietas comunes del Oeste las batallas se daban por territorio, dinero o posesiones materiales de todo tipo, pero jamás se utilizaba el elemento amoroso.

Previo al nacimiento de El Vaquero en los 50, aprovechando el boom televisivo del western americano, inicia la distribución del formato comic book dedicado al Viejo Oeste, abriendo un nuevo espacio de lectura en México para competir con las ya tradicionales historietas de los charros y adelitas. Editorial Novaro dedicó gran parte de su labor a la traducción al español de historietas norteamericanas y a su distribución. El Revólver a la Orden, Hopalong Cassidy, Bat Masterson y El Llanero Solitario son algunas de estas historietas que, adaptadas al español, tuvieron un éxito coyuntural ya que a finales de los años 70 comenzaron a perder popularidad.

Imagen2

Dibujo por F. Ortega. El Libro Vaquero: Asalto en Golde People, Año III, 142, 1981, 86 p.

El librito vaquero, de lectura fácil y tamaño cómodo, se diferenció de otras publicaciones porque estaba protagonizado por cowboys querendones, muy a la mexicana y con un toque de charro. Nuestro Vaquero apasionado también contaba con otras armas poderosas que ayudaron a su fama, pues es innovador al proponer géneros mixtos: western y romance sin llegar a ser cursi; sus historias inician y terminan en el mismo ejemplar, por lo que tienen una estructura sin continuidad, con personajes y conflictos distintos en cada uno. Incluso su formato era diferente, al ser el primer título de vaqueros de bolsillo, maniobrable y portátil de 13 x 15.5cm —la medida de la bolsa trasera del pantalón— y con interiores “a todo color”.

Imagen3

Extracto de portada. El Libro Vaquero: Drama en el Oeste, Año II, 112, 1980.

Hoy, El libro vaquero produce 500 mil ejemplares quincenales (en sus buenas épocas llegó al millón y medio semanal) y aunque sus estrategias de venta, promoción y difusión se han modernizado, su elaboración sigue siendo muy similar a la de sus inicios y respeta su artesanalidad: sus ilustraciones se dibujan con lápiz y se entintan, mientras que sus portadas se trabajan a pincel con gouache y su diagramación y las letras que narran sus historias se rotulan a mano sobre papel.

Imagen4

Bocetos de dibujo por Pegaso. Fotografía por Isabel Caso, 2014.

Imagen5

Dibujo para portada por Pegaso. Publicada en El Libro Vaquero: Violencia sin freno, Año XXX, 1515, 2011.
Vale la pena destacar la labor de los letristas vaqueros, pues es un oficio casi extinto gracias a la predilección por la tipografía digital. Los letristas, se encargan del diseño y trazo del tipo de letras que se incluirán en la historieta, así como su diagramación, reticulando el espacio al trazar las viñetas de las escenas y los cuadros de texto. Aunque la manualidad en la historieta vaquera sigue prevaleciendo, asombra su estructura gráfica cambiante, la calidad polifacética del Viejo Oeste Vaqueriano es visible a lo largo de su vida y cada colaborador es personaje de sus propias creaciones.

Imagen6

Dibujo por Alma A. Morelos. El Libro Vaquero: Amor siniestro, Año XXIV, 1262, 2003, 65 p.

La lectura de su público maneja ritmo al encontrarse con capitulares, diversos pesos y colores en sus letras, cambios de eje para las ascendentes y descendentes. así como el manejo de onomatopeyas ilustradas.

Imagen7

Dibujos, derecha a izquierda:  Juan Alfredo Vega, Año XX, Alma A. Morelos, Año xx, Macall, Año XX, Juan Roncagliolo Berger, Año XXI, Jesús Meza López, Año XIV.

Su éxito es una mezcla del compromiso y calidad de sus colaboradores —ahora con algunos reconocidos escritores, como Jordi Soler— su cuidado en la distribución y venta, el trato con sus anunciantes, sus campañas y su manejo publicitario. Un gran ejemplo, es la exhibición en la galería Divus Prager Kabaret en Praga, del trabajo de sus tres portadistas más célebres en junio de 2012.

Imagen8

Postal de la exposición en Praga que se tituló ‘The Good, the Bad and the Sexy’, parodiando la película de Sergio Leone interpretada por Clint Eastwood.  Dibujo para postal por Jorge Aviña Avila, 2012.

El Vaquero en el siglo XXI ha demostrado que puede ser una opción vanguardista al ofrecer a las empresas su estilo vaquerizado para transmitir mensajes informativos a sus empleados, pues las posibilidades de la historieta como medio informativo son una excelente alternativa para llegar a su público de una manera clara y entendible. Recordemos su importante labor en la alfabetización del país: muchos mexicanos aprendieron a leer gracias a las historietas.

Un ejemplo claro de este nuevo uso de El Vaquero, fue el que le dio la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en 2004, con la Guía del migrante mexicano. Esta publicación generó mucha polémica, ya que aconsejaba a los indocumentados sobre qué hacer en su viaje por la frontera e incluso en Estados Unidos, lo que desató diversas reacciones y opiniones por parte de mexicanos y estadounidenses. Valdría la pena revisar y actualizar el ejercicio vaquerizado de la Guía del Migrante con una reedición más amplia y menos estereotipada sobre las nuevas problemáticas de la migración y sus historias.

Imagen9

Portada por Jorge Aviña Avila. El Libro Vaquero: Venganza del destino, Año XXV,  1314, 2004.

Aunque su futuro sea incierto, El Libro Vaquero es un camino que no debe dejarse de lado. Las posibilidades de su formato, así como su proceso de producción, narrativa, diseño y personalidad polifacética son efectivas para transmitir mensajes directos. Nuestro vaquerito puede llegar a tener una vocación educativa y social, necesaria en una situación socio-políticamente complicada como la que tenemos en la actualidad por lo que vale la pena reflexionar sobre su potencial.

Imagen10-0

Dibujo por Alma A. Morelos. El Libro Vaquero: Aliados frente al peligro, Año XXI, 1175, 2001, 102 p.

Bibliografía:

· López Parra, Raúl, “El Libro Vaquero: un clásico de la cultura popular”, Revista Mexicana de comunicación, núm.99, junio de 2005 y junio de 2012. Consultado en http://mexicanadecomunicacion.com.mx/

· Aurrecoechea, Juan Manuel y Armando Bartra, Puros cuentos: La historia de la historieta en México 1874-1934, Centro Nacional para la Cultura y las Artes, México, 1988.

· Rodríguez, Marisol, “Nostalgia del viejo Oeste”, Vice: Primer número anual de ficción, vol. 5, núm. 5, junio de 2012, pp. 36.

· Hurtado, Felipe, “Cuéntame una de vaqueros…”, Chilango, vol. ?, núm. 103, junio de 2012, pp. 75.

· Rodríguez, Marisol, “The Good, the bad and the sexy”, consultado en http://ellibrovaquero.com/ 2012

· Cid de León, Oscar, “Llevan hasta Praga El libro Vaquero”, Reforma, 22 de junio de 2012, pp. 19

· Lutz, Bruno, Guía del migrante mexicano: análisis sociológico de la historieta de la Secretaría de Relaciones Exteriores Contribuciones desde Coatepec, núm. 16, enero-junio, 2009, pp. 91-113 Universidad Autónoma del Estado de México Toluca, México

· Página web: https://www.ellibrovaquero.com

· Entrevistas realizadas a Raúl López Parra y colaboradores de El Libro Vaquero, Isabel Caso, 2012-2015.

 

El mundo al alcance de la mano

Por Ricardo Lozano Villaseñor y Natalia Carolina Gómez González

Cuando Google Earth fue lanzado en 2001, nunca nos imaginamos que la relación entre nosotros y los mapas sería como lo es en la actualidad. Aún hoy nos sigue costando trabajo pensar que un aparato que cabe en la palma de nuestras manos nos guíe a través de cualquier camino, en cualquier latitud, a cualquier hora, en cualquier idioma y bajo cualquier circunstancia. Lo mismo debió sucederle a los Reyes católicos cuando vieron por primera vez el mapa de América, elaborado por Américo Vespucio en 1507.

La RAE (2015) define al mapa como:
“Del b. lat. mappa ‘mapa’, y este del lat. mappa ‘servilleta’, ‘pañuelo’.
1.m. Representación geográfica de la Tierra o parte de ella en una superficie plana.
2.m. Representación geográfica de una parte de la superficie terrestre, en la que se da información relativa a una ciencia determinada. Mapa lingüístico, topográfico, demográfico.
3.f. coloq. p. us. Lo que sobresale en un género, habilidad o producción. La ciudad de Toro es la mapa de las frutas.
mapa astronómico, o mapa celeste
1. m. Representación gráfica de la distribución de los astros.
mapa mudo
1. m. mapa que no tiene escritos los nombres de lugares o de accidentes geográficos, y sirve para la enseñanza de la geografía.
borrar a alguien del mapa
1. loc. verb. coloq. matar (‖ quitar la vida).
llevarse la mapa
1. loc. verb. coloq. Aventajarse en una línea. En punto de vinos, Jerez se lleva la mapa.
no estar en el mapa algo
1. loc. verb. coloq. Ser desusado y extraordinario.”

Después de leer estas definiciones no podemos quedarnos con lo que dice la definición otorgada por la cada vez menos respetada Real Academia Española, y lo que intentaremos definir más allá del significado del mapa será la relación que tenemos con él y cómo la tecnología ha sido parte fundamental para definir esta relación entre nosotros y el espacio, ya que en esta serie de definiciones no se integra el tema actual de los mapas en sentido de la tecnología y los avances de las relaciones que se tienen con ellos.

Jorge Luis Borges decía en su ensayo “Del rigor en la ciencia” (2012):

“…En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró tal Perfección que el mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad, y el mapa del imperio, toda una Provincia. Con el tiempo, esos Mapas Desmesurados no satisfacieron y los colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él. Menos adictas al Estudio de la Cartografía, las Generaciones Siguientes entendieron que ese dilatado Mapa era inútil y no sin Impiedad lo entregaron a las Inclemencias del Sol y de los Inviernos. En los desiertos del Oeste perduran despedazadas Ruinas del Mapa, habitadas por Animales y por Mendigos; en todo el País no hay otra reliquia de las Disciplinas Geográficas.”

Al leer esto, nos quedan muchas preguntas que iremos desmenuzando a partir de la historia de los mapas y su transformación desde la tecnología, pero también cuestionándonos cómo la civilización se ha ido apoderando de distintos territorios a partir de conflictos en su mayoría religiosos y por ende económicos, con el afán de tener más poder, más recursos petroleros, más armamento, más dinero, y lo que siempre va a ser el pretexto será el territorio, el espacio que ocupamos en el mundo y el espacio que no deben ocupar los enemigos.
Este escrito no se presenta de forma cronológica, pero se mostrarán los diversos factores que han influido en la realización y entendimiento de los mapas, en donde se encontrarán momentos importantes en la cartografía mundial y, sobre todo, se tomará en cuenta la relación del ser humano con los territorios y la búsqueda de explicaciones sobre nuestra existencia en diversas etapas de la humanidad, ya que también se tiene que tomar en cuenta que el humano ha tratado de encontrar, en la observación del espacio exterior, explicaciones al origen del hombre, inicialmente por medio de representaciones físicas de algo que sólo se puede ver.
Tocaremos el tema de los mapas de diversas civilizaciones de las que el único vestigio que permanece es lo que fue grabado en piedra, tela de seda, papel o papiro a través de los mapas que los estudiosos del terreno y la ubicación de su época plasmaron.
Hablaremos de la disciplina más actual en la que se usan los mapas, no solo para ubicar a la gente sino para guiarla, es decir, como el término en inglés define mejor, wayfinding systems, es decir, una manera de buscarse a uno mismo dentro de un espacio limitado, ese espacio también es el transporte público subterráneo o tren y específicamente hablaremos de los mapas de dos de los metros más antiguos y si no de los más concurridos, si de los más importantes: el New York Subway (MTA) diseñado por Massimo Vignelli en 1970 (Fig. 1) y el London Underground, o como los propios y extraños lo llaman, The Tube, mapa diseñado por Henry C. Beck en 1933 (Fig. 2), rediseñado al estado actual que conocemos por Harold F. Hutchinson en 1972 (Fig. 3).

NY system_1972
Fig. 1 Mapa del Metro de New York (MTA) diseñado por Massimo Vignelli en 1970.

Map-of-London-Underground-1933

Fig. 2 Mapa del Metro de Londres diseñado por Henry C. Beck en 1933.

londonUnderground1972

Fig. 3 Mapa del Metro de Londres diseñado por Harold F. Hutchinson en 1972.

 

Nos enfocamos en estos dos casos debido a que ambos fueron realizados por diseñadores con una visión muy diferente a la de los cartógrafos, es decir, en lugar de buscar una manera de representar el territorio geográficamente lo que plantearon fue comunicar por medio de colores y líneas rectas, dos cosas: qué dirección tomará el vagón que se abordará y qué estaciones siguen. Así de simple debe ser el sistema que nos guíe en nuestro camino al trabajo, a la escuela o a la fiesta, con una conceptualización abstracta y con sistemas de comunicación efectivos. Es la mejor manera de hacerlo, según los estudios de estos diseñadores, y pocos de los casi 160 sistemas de transporte tipo metro (UITP, 2015) que se tienen registrados en el mundo, podrán presumir de esto.
A partir de estos ejemplos nos hacemos una serie de cuestionamientos sobre la actualidad del mapa, sobre la importancia de la tecnología, y sobre cómo de 2005, en que los teléfonos celulares se usaban para hacer llamadas y mandar mensajes de texto por medio de código binario, nos encontramos en 2017, solo 12 años después, con teléfonos que permiten tener la información de una súper computadora y una cámara profesional, que están equipados con nanotecnología y que hasta podemos conectar a Internet of Things y podemos hacer detonar un Dron en cualquier región en conflicto en el mundo, o en el patio de una escuela en Massachusetts. O, para no ser tan fatalistas, simplemente recibir un libro de Amazon en la puerta de nuestro hogar (Fig. 4).

amazon-prime-air-delivery-drone-designboom-01-818x565
Fig. 4 Dron de Amazon, 2015.

 

Hablaremos de la responsabilidad que tienen los creadores de hardware y de software, los creadores de apps, analizaremos esas apps y al final trataremos de entender de qué manera nos relacionamos en esta era digital con los mapas.

 

La Cartografía

“Battista Agnese nació en Génova alrededor del 1500, pero trabajó como cartógrafo en la República Veneciana. Cerca de 1544 dibujó un atlas, por encargo de Carlos V para su hijo Felipe II. Denise Cosgrove señala que la ciudad más grande dibujada en el mapa de Agnese es la actual ciudad de México, Ten ochtitlán o Temitistam, como está escrito en el atlas. Cosgrove dice que también se representa con tal prominencia en los mapas que dibujó Giovanni Battista Ramusio en 1534 y 1556 y que el más viejo mapa de La gran cita de Temistitan aparece en el Isolario de Benedetto Bordone, de 1528. Cosgrove explica que había una fascinación compartida entre los cartógrafos y los pensadores venecianos por la ciudad de México, Temistitan, que veían como un ejemplo” (Hernández Gálvez, 2015).
Hace 500 años estos observadores implacables nunca imaginaron que su trabajo sería uno de los pilares de la actividad de recorrer, observar, trazar, dividir y tratar de entender los territorios que son encontrados, conquistados o deseados. No fueron los primeros, pero la metodología y la técnica con la que fueron realizadas sus cartas navales constituyeron un parteaguas en el desarrollo de esa profesión. Tampoco se imaginaban que en la actualidad promoverían uno de los fenómenos más peculiares: usar aplicaciones móviles para evitar el tráfico a través de la participación colectiva por medio de millones de teléfonos conectados al mismo tiempo alrededor del globo.
Imaginemos a un habitante del mundo mesopotámico, un ser humano que vivió hace 6 mil años cuando las civilizaciones entendían su entorno de una manera muy diferente a nosotros, según su contexto, sus observaciones y experiencias. Esos personajes un día decidieron mostrar a otras civilizaciones la ubicación que, según sus referencias, era el espacio que habitaban.

“Las imágenes han sido interpretadas como configuraciones del inconsciente: estructuran el sujeto desde su fondo y bullen prolíficas en la diesis onírica. Pero son también interpretables en otro recinto: el arco aéreo de la cultura, el horizonte colectivo” (Lizarazo, 2004).

Cuando hablamos de mapas se debe tener en cuenta que su historia está directamente relacionada con la historia de la cartografía, que por definición del INEGI (Hansen A., 2015) es “la disciplina que trata sobre la concepción, producción, difusión y estudio de los mapas”. Por su parte, los mapas son considerados como la representación de un espacio o territorio accesible al ojo humano. Es decir, fueron creados con el objetivo de comprender y entender un territorio, su extensión y características, y también para poder compartir esa información con otros.
Ejemplo de la necesidad de un pueblo de ordenar y registrar el espacio habitado es el mapa de Nippur (Fig. 5), uno de más antiguos que se conservan en la actualidad. Es un modelo a escala elaborado en yeso, de montañas, masas de agua y otros accidentes geográficos de esta ciudad ubicada en Mesopotamia. Un mapa que data de 4.000 a.C. y que incluso hoy en día llega a ser comprensible para quien lo observa como una especie de plano de un lugar, gracias a la claridad de su representación. Cuando observamos este mapa, la primera pregunta que nos hacemos es ¿qué ha sido de este territorio? En las noticias vemos a miles de yihadistas luchando por ese espacio que hace muchos años no era de ellos, es más, que sigue siendo tierra de nadie después de más de diez imperios, decenas de países, aliados o enemigos, Estados islámicos, sirios, iraquíes, rusos, norteamericanos, franceses, alemanes, turcos, kurdos, suníes, chiíes, judíos y otros varios etcéteras que han tratado de dominar la zona, sigue siendo un espacio que permite una interpretación muy personal de quien lo vive y de quien lo desea.

nippur1

Fig. 5 Mapa de Nippur.

 

El Daily Mail publicó la lista Los diez mejores: Mapas que han cambiado el mundo por Peter Barber (2010), lista que bien podría ser interpretada como cuando vemos los mejores diez álbumes del año según quien sea. De nuevo es tema referencial y contextual que hace que estos ejercicios sean subjetivos, pero tratando de quitar la subjetividad, en este ejercicio aparecen mapas de diferentes clases y con objetivos variados, en los que se destacan el “Henricus Martellus World Map” (Fig. 6), realizado por un cartógrafo alemán en el siglo xv y que fue el utilizado por Cristóbal Colón para convencer a la Reina Isabel de Castilla para que patrocinara su expedición en busca de la India y a partir de la cual llegó a América.

Martellus_World-Map
Fig. 6 Henricus Martellus, mapamundi.

 

Por otro lado, “Chinese globe” (Fig. 7) cambió la manera en que comprendían el mundo en el siglo xvii. Fue el primer globo terráqueo que se produjo en China. Mezclaba la cultura oriental con la de Occidente y se piensa que fue hecho por misioneros de las cruzadas para el Emperador chino, alrededor del año 1623. China estaba ubicada en el centro del mundo y en un tamaño superior al de los demás países, sin duda un regalo estratégico para ganar la simpatía del monarca.

CHINESE GLOBE, 1623

Fig. 7 Globo Chino.

 

Otro de los mapas de la lista es el “Waldseemuller Word Map” (Fig. 8), realizado en el año 1507 por el experimentado cartógrafo Martin Waldseemüller quien, basándose en los escritos de Américo Vespucio, representó por primera vez a América como un continente independiente.

UniversalisCosmographia
Fig. 8 Mapamundi de Waldseemuller.

 

Después, en el siglo xx, está el “London Tube Map” (Fig. 2) diseñado en 1933 por Henry C. Beck, a quien se le criticó por hacer un diseño demasiado revolucionario, pero que aún así resolvía el problema de presentar de manera estética y ordenada una densa cantidad de información sobre las líneas del metro de Londres. A pesar de las críticas, este mapa llegó a convertirse en un ícono de la cartografía por ser ejemplo de una solución funcional y armónica que pensaba más en el usuario que en la geografía del espacio.

 

El mapa en los sistemas de transporte
El diseño de los mapas de los sistemas de transporte en un principio fue geográficamente preciso, pero se pueden encontrar a partir de 1908 mapas de rutas representadas de una manera más abstracta de ciertas líneas individuales (regularmente dispuestas en los interiores de los vagones) como en la District Line de Londres. En 1890 ya se había hecho esto en líneas de tren de Europa y de Estados Unidos, donde las características geográficas de las rutas se había eliminado de la información desplegada. George Dowof de la London and North Eastern Railway fue el primero en lanzar una representación diagramática de la red completa del sistema de trenes inglés en 1929. De hecho es considerado inspiración para Henry C. Beck cuando lanzó su icónico mapa del London Underground en 1933.
Después del trabajo de estos pioneros muchos sistemas de transporte en el mundo empezaron a imitar esta técnica que demostró ser muy efectiva en términos de usabilidad, fácil comprensión, pregnancia y eficacia. La edición de la información permite acceder rápidamente a la dirección y ubicación respecto a las demás estaciones del sistema.
Los primeros mapas del U-Bahn de Berlín (Fig. 9), el T de Boston, el Métro de Paris (Fig. 10) y el mapa del New York Subway fueron realizados bajo estas premisas de geometrización y abstracción de elementos para un mejor entendimiento por parte de los usuarios.

plano-transporte-berlin

Fig. 9 Mapa de Berlín.

complete-paris-metro-map

Fig. 10 Mapa de Metro de París.

 

El Metro de Nueva York (Fig. 1) es esto, es un diseño que permite al usuario navegar lo innavegable, entrar en un mundo ruidoso, gris y bastante hostil y gracias al sistema de información lograr terminar su jornada y poder llegar a su casa a tomarse un whisky.
Diseñado en 1972 por Massimo Vignelli, que decidió cambiar la geometría real del trazo del metro para hacer que las líneas fueran rectas y paralelas, aunque las líneas en realidad no pasen tan cerca una de la otra, por medio de cambios en las proporciones de las distancias, logrando así que se entendiera, debido a la disposición de los elementos, esta complicada red de transporte. Usó colores básicos, casi primarios, y la tipografía Helvética que, gracias a su simplicidad y peso perfecto para lectura a larga distancia, permite ubicarse desde cualquier punto y que al ver los círculos de colores, te indica qué línea y qué dirección se debe tomar. Todo esto le da a este sistema de comunicación un lugar destacado en la historia del diseño, como uno de los más efectivos y contundentes. A pesar de tener muchos detractores y de ser muy criticado por haberse hecho tan pocos cambios en más de 40 años se ha logrado mantener y ha mejorado la experiencia de los visitantes y habitantes de una de las ciudades más importantes del mundo.
Vignelli (2015) decía: “Me gusta el diseño para ser semánticamente correcto y consistente desde el punto de vista sintáctico, pragmático y comprensible. Me gustaría que fuera visualmente potente, elegante, intelectual y, sobre todo, atemporal”. Para él un buen diseño garantiza la atemporalidad –lograr la vigencia en el lenguaje visual y que la gente siga comprendiendo el mensaje de manera eficaz, es de suma importancia, sobre todo para la comunicación de sistemas de transporte que por su gran densidad y cantidad de información hacen imposibles las actualizaciones periódicas.
Londres y Nueva York, son dos de las ciudades más avanzadas en términos de urbanismo y sistemas de comunicación. En 1995, el diario español El País publicó un artículo en el que Londres se proclamaba la ciudad más cosmopolita del mundo, diciendo:

“Un viaje en cualquiera de las líneas de metro que atraviesan las entrañas de Londres ofrece el espectáculo de la máxima variedad racial. En las escuelas de la capital británica se hablan 200 diferentes lenguas y todo apunta a que la mezcla étnica seguirá aumentando de color. Si en 1991 un 20% de los cerca de siete millones de londinenses eran de origen extranjero, los últimos datos del London Research Centre auguran que para el año 2011 cerca de un tercio de la población londinense estará integrada por minorías raciales. ¿Es Londres, como insinúa el informe, la ciudad más cosmopolita del mundo?” (Galán, 1995).

Se puede decir que sí, que esta ciudad ha logrado, junto con Nueva York, tener la mayor cantidad de migrantes documentados e indocumentados del mundo. Solo hay que considerar que en el mundo se hablan más 6000 idiomas y lenguas y que en estas dos ciudades se habla casi una tercera parte de estas, según la última proyección de la ONU sobre el estudio demográfico de poblaciones en tránsito de 2014.
En el mundo actual nos encontramos con muchos problemas de desplazamientos por conflictos armados y por lo tanto de refugiados que han cambiado la división política del mapamundi. Londres y Nueva York siguen logrando el buen funcionamiento de su infraestructura a pesar de todo. Los trenes siguen cumpliendo los horarios de manera impecable y con un sistema de wayfinding que permite transportar a los habitantes y a los millones de visitantes que tienen por año.

 

El mapa y la tecnología
El siglo xx fue el siglo de la revolución tecnológica, existieron muchas transformaciones que afectaron directamente la manera en que se concebía el espacio. El inicio de la fotografía aérea en la Primera Guerra Mundial detonó este gran cambio. Las cámaras instaladas en los aviones de combate daban acceso a imágenes de grandes superficies que proporcionaban información importante para los fines militares del momento.
No podemos olvidar que al término de la Segunda Guerra Mundial, el Enola Gay (Fig. 11), avión que lanzaría la primera bomba atómica sobre territorio japonés, estaba equipado, además de por una cantidad terrorífica de plutonio, uranio y metal, con una serie de cámaras dispuestas de tal manera que grabaron el desplazamiento y caída de la bomba más potente que se ha lanzado sobre cualquier pueblo. Si eso no era suficiente, el célebre avión fue acompañado por otros dos pilotos en un avión equipado únicamente con equipo fotográfico y de video que permitió registrar toda la acción. Esta práctica se volvió un ejercicio común de los norteamericanos y de los aliados, para hacer grabaciones y tomas fotográficas de cada región que sobrevolaban.

enolagay1

hiroshima-mushroom-cloud enola gay

Fig. 11 Imágenes aéreas obtenidas desde el Enola Gay.

 

Después de esto, con los satélites, vino la detección remota que consiste en la captación del territorio a través de sensores que miden diferentes variables como la radiación y el electromagnetismo. El término remote sensing (detección remota) fue acuñado por Ms. Evelyn Pruitt de la Oficina de Investigación Naval de Estados Unidos en 1950, “para describir la ciencia de la identificación, la observación y la medición de un objeto sin entrar en contacto directo con él” (Graham, 1999). Aunque inicialmente se desarrolló para fines militares, como muchos de los avances tecnológicos, después se utilizó para fines geológicos y arqueológicos, entre otros.
Parece imposible imaginar el mundo sin la influencia de los satélites, sin el acceso a los dispositivos móviles y las aplicaciones que actualmente tenemos a la mano y con las que establecemos diferentes relaciones con el entorno, dependiendo de intereses y necesidades personales. Para llegar a donde estamos, se desarrollaron softwares como el Sistema de información Geográfica (GIS – Geographical Information Systems), que según el Environmental Systems Research Institute ESRI es “Un sistema de computación capaz de almacenar y utilizar datos que describen la superficie de La Tierra” (1992). Visto de otra manera, el SIG hace posible “mapear, modelar, consultar y analizar grandes cantidades de información, unida en una sola base de datos” (Foote & Lynch, 1995) , optimizando el manejo de la misma, no solo para los cartógrafos, sino para un sinnúmero de áreas del conocimiento.
En 1995, el Sistema de Posicionamiento Geoespacial (GPS) operó plenamente después de 17 años del lanzamiento del primer satélite exclusivo para esta tecnología. Actualmente, la red cuenta con 24 satélites que se interrelacionan para cumplir objetivos de uso para la agricultura, la navegación en Tierra y en mar, usos militares, la recreación y los mapas y la agrimensura (Rey, 2006).
En cuanto a su función en la agricultura, va desde el aumento de la capacidad productiva, gracias al trabajo conjunto de tecnologías GIS y GPS que permite obtener datos sobre las condiciones del suelo, hasta la operación de equipos robóticos que se emplean actualmente en el campo.
Su aporte en el ámbito militar, va desde la común navegación hasta el direccionamiento de proyectiles y la organización de tropas en el campo de batalla. Respecto a los mapas y la agrimensura – que según la RAE (2015) se define como el “Arte de medir tierras”–, aportó mayor precisión y detalles de territorios y accidentes geográficos.
Google Earth (Fig. 12) aparece en 2001 para cambiar, literalmente, la manera de ver el mundo. Era increíble que un mapa tan preciso estuviera al alcance de todos, que la democratización del conocimiento estuviera representada en el mapa de un territorio y que sus variables fueran diferentes a las físicas. Primero se podía ver en una computadora y dejamos de usar la Guía Roji para ir a algún lugar, entrábamos desde cualquier PC a este nuevo mundo que nos permitía introducir la dirección y recibir de inmediato un mapa con la ubicación y después de unos años, hasta nos daba instrucciones de cómo llegar.

primer google earth
Fig. 12 Interfaz Google Earth.

 

Google Maps se lanzó en 2005 programado en C++ que fue inventado en 1983 por uno de los genios de la computación, el danés Bjarne Stroustrup. C++ ha sido muy utilizado en otros contextos de software de administradores y de infraestructuras en aplicaciones de escritorio y de servidores para comercio electrónico, buscadores y servidores SQL.
En el 2009, Waze (Fig. 13) fue lanzada al mercado en Israel y Estados Unidos. Es una aplicación para evitar el tráfico vehicular que actualmente reporta alrededor de 50 millones de descargas en Google Play (Guzmán, 2015). Lo que rompe con los paradigmas de la información en esta app es que depende de la contribución de sus usuarios. La información generada y compartida por ellos en la red, ayuda a establecer rutas más ágiles. Noam Bardin es uno de sus creadores que en 2013 vendió la aplicación a Google por $US1.100 millones (Pardo, 2015).

IMG_9659

Fig. 13 Interfaz de Waze.

 

Este rompimiento de paradigmas, en términos de innovación y tecnología, es lo que ha permitido que los diseñadores y programadores cambien la forma de desarrollar los proyectos de comunicación, recordándonos lo que Paola Antonelli, curadora de diseño del MoMA menciona en el catálogo de la exposición Talk To Me (2011):

“Contemporary designers, in addition to giving objects form, function, and meaning, now write the initial scripts that are the foundations for these useful and satisfying conversations. They explore new terrains, enhancing communicative possibilities, embodying a new balance between technology and people, bringing technological breakthroughs up or down to comfortable, understandable human scale”.

Más allá de hablar de tecnología que se vuelve obsoleta unos cuantos meses antes de salir, lo que planteamos es que la tecnología cambia día a día. En un artículo publicado por Asymco, Horace Dedlu dice que Apple declaró en la Apple Worldwide Developers Conference (WWDC por sus siglas en inglés) que recibe 5 millones de solicitudes por semana para recibir su servicio de mapas. También mencionan que Apple Maps es usado 3.5 veces más frecuentemente que el siguiente competidor en el rubro de mapas digitales. Esto habla de la velocidad a la que vamos, ya que este reporte se presenta a tan sólo 3 años de haber sido introducida la aplicación por parte del gigante de la computación.
Apple no le apuesta a lo que su mercado le va indicando, le apuesta a diseñar mejor las cosas para tener el control absoluto sobre sus usuarios, “obligándolos” a actualizar sus teléfonos, computadoras, aplicaciones móviles y a adquirir cada lanzamiento que hace, como lo fue recientemente con sus relojes “inteligentes”, logrando por medio de campañas espectaculares y muy bien ejecutadas que los usuario corran a las tiendas virtuales o físicas, cada vez que se lanza una nueva versión de lo que sea.
En el mismo artículo publicado por el portal especializado en tecnología, Dedlu dice que Uber y otros sistemas de transporte privado basados en aplicaciones móviles están interesados en el sistema HERE de Nokia, que se introdujo en el mercado en 2007 y que ha ido perdiendo su ganancia en el mercado de los mapas digitales a pesar de ser más preciso. Los mapas precisos son clave para lograr los vehículos autónomos. Más allá del valor de los algoritmos programados, la creación virtual de imágenes de los caminos y rutas permiten al vehículo autonomía, y el valor de la recolección de información de los sistemas de localización va a crecer muy rápido en el futuro, argumenta el portal.
Los automóviles autónomos llevan muchos años en desarrollo por parte de la empresa Google y Toyota. El estado norteamericano de Nevada aprobó el 29 de junio de 2011 una ley que permite la operación de coches sin conductor. Esta licencia fue para un Toyota Prius modificado con la tecnología experimental driverless de Google (Fig. 14).

new-study-says-driverless-cars-will-consume-more-fuel-93278_1
Fig. 14 Toyota Prius driverless de Google.

 

Esto nos muestra que ya no solo es el humano el que tiene relación directa con los mapas, sino que las máquinas que produce ya vienen integradas con variables de ubicación y sentido que dan los mapas y esto nos hace cuestionarnos si es que hemos ido perdiendo ese sentido propio de ser y estar, ya que estos automóviles guiados por Google Street View, tecnología lanzada en 2007, y por cientos de otros apoyos cartográficos, matemáticos y tecnológicos, ya están cambiando el paradigma de la navegación y ya se encuentran en el mercado y serán parte de nuestro paisaje urbano en algún futuro muy cercano.
Buckminster Fuller decía “You never change things by fighting the existing reality. To change something, build a new model that makes existing model obsolete” (Quinn, 1999). El genio e inventor del sistema geodésico y otros inventos que permitieron integrar las matemáticas y la física en la tecnología y el diseño para mejorar la vida de los humanos, entendía que se tenían que romper paradigmas y es por eso que en términos de movilización esto es lo que tendrá que pasar, para que en un futuro próximo mejoren nuestras relaciones humanas.
La tecnología ha permitido que esto suceda, ha avanzado en beneficio de los usuarios porque llegan a tiempo a sus trabajos, porque los turistas pueden tomar un vagón de metro desde el aeropuerto a cualquier parte de la ciudad, porque las mamás pueden llevar a sus hijos a la escuela y enseñarles por qué en los países desarrollados no es una cuestión de clase social usar el metro o no. En fin, permite que por medio de las aplicaciones móviles los usuarios sepan qué líneas tienen problemas de conexión o qué tren está retrasado y hasta poder saber si tus amigos vienen en un vagón cercano. La tecnología en los sistemas de información y de mapas posibilita que los habitantes, estudiantes, viajeros, empleados, empresarios y políticos coincidan en un espacio democrático que fomenta la movilidad en las ciudades, de una manera más limpia y más eficiente.
La necesidad del ser humano de ubicarse dentro de un espacio se ha transformado a través de los años, pero nunca ha perdido su valor. Es por esto que muchas tecnologías que surgieron a lo largo de la historia han influenciado la construcción de los mapas. Tal es el caso de los mapas digitales, con los que vale la pena analizar la pregunta que hace Salmuel Gibb (2015): “Los mapas digitales nos ponen por defecto en el centro del mundo. Pero ¿nos arriesgamos a perder nuestra percepción de la ciudad como un todo?”. Resulta fascinante cómo el mundo ha dejado de ser un ente abstracto e infinito para convertirse en un espacio aprehensible mediado por la pantalla de un dispositivo digital. En ese pequeño espacio está capturado el mundo, tenemos acceso a él como nunca antes lo habíamos tenido. Podemos recorrerlo, construirlo y hacerlo propio. Un mundo personalizado que emana de nosotros hacia nuestro alrededor (McMullan, 2014).
Esa nueva mirada del mundo, cada vez más personal y menos colectiva, entra en discusión dado que los seres humanos somos seres naturalmente sociables, que necesitamos espacios de interacción para reconocer el territorio que habitamos, para tener una mirada crítica sobre lo que sucede en él. Pero si nuestro filtro del mundo físico está creado a nuestra necesidad, un espacio minúsculo en comparación al territorio real, donde los detalles percibidos son sólo los que atienden a los gustos personales, la ciudad como espacio habitable se vuelve cada vez más lisa, más plana (McMullan, 2014). Además de que es percibido por fragmentos, como piezas de un rompecabezas de las que se pierde conciencia de que van unidas unas con otras para construir la ciudad. Habitamos esos fragmentos, pero no existe ya la certeza de si habitamos la ciudad en su totalidad.
A partir de la transformación del mapa a lo largo de la historia y gracias al uso de la tecnología para desarrollar aplicaciones y sistemas de navegación, hemos cambiado nuestra manera de entender el mundo, de vivir el espacio y de desplazarnos en el territorio. La comunicación entre los seres humanos ha cambiado y el hecho de usar la tecnología y el diseño de la información para mejorar la calidad de vida, debe ser entendido como un proceso natural de la evolución del ser humano y de la humanidad, siempre buscando tener control de las decisiones y de los alcances de los inventos que hacemos y usamos.

 

Referencias
UITP. (Octubre de 2015). UITP. Recuperado el 28 de Noviembre de 2105, de Advancing Public Transport: http://www.uitp.org/
Rey, J. R. (Mayo de 2006). El Sistema de Posicionamiento Global – GPS. University of Florida – IFAS Extension , 3.
McMullan, T. (2 de Diciembre de 2014). The Guardian. Recuperado el 10 de Noviembre de 2015, de Mapping technologies: http://www.theguardian.com/technology/2014/dec/02/how-digital-maps-changing-the-way-we-understand-world
Gibbs, S. (8 de Febrero de 2015). The Guardian. Recuperado el 11 de Noviembre de 2015, de Tech: http://www.theguardian.com/technology/2015/feb/08/google-maps-10-anniversary-iphone-android-street-view
Graham, S. (17 de Septiembre de 1999). Earth Observatory. Recuperado el 10 de Noviembre de 2015, de NASA: http://earthobservatory.nasa.gov/Features/RemoteSensing/
RAE. (20 de Noviembre de 2015). Diccionario de la lengua española. Recuperado el 20 de Noviembre de 2015, de Real Academia Española: http://dle.rae.es/?w=agrimensura&m=form&o=h
Logan, R. K. (2010). Understanding New Media: Extending Marshall McLuhan. Nueva YOrk: Peter Lang Publishing Inc.
Borges, J. L. (2012). El Hacedor. Penguin Random House Grupo Editorial España.
Hernández Gálvez, A. (8 de Agosto de 2015). Arquine. Recuperado el 25 de Noviembre de 2015, de Arquine: http://www.arquine.com/tenochtitlan-del-territorio-a-los-mapas/
Vignelli, M. (2015). Vignelli Associates. Recuperado el 27 de Noviembre de 2015, de Vignelli Associates: http://www.vignelli.com/intro.html
Galán, L. (1995 de Diciembre de 1995). El País. Recuperado el 26 de Noviembre de 2015, de El País: http://elpais.com/diario/1995/12/18/sociedad/819241217_850215.html
Graham, S. (17 de Septiembre de 1999). NASA. Recuperado el 18 de Noviembre de 2015, de Earth Observatory: http://earthobservatory.nasa.gov/Features/RemoteSensing/
Environmental Systems Research Institute. (1992). Understanding GIS: The Arc/Info Method. Recuperado el 23 de Noviembre de 2015, de The Center for International Earth Science Information Network (CIESIN): http://www.ciesin.org/docs/005-331/005-331.html
Foote, K. E., & Lynch, M. (1995). Geographic Information Systems as an Integrating Technology: Context, Concepts, and Definitions. Recuperado el 25 de Noviembre de 2015, de University of Colorado Boulder: http://www.colorado.edu/geography/gcraft/notes/intro/intro.html
Quinn, D. (1999). Beyond Civilization : Humanity’s Next Great Adventure. Nueva York: Penguin Random House.
Barber, P. (8 de Mayo de 2010). Ten of the greatest: Maps that changed the world. Recuperado el 27 de Octubre de 2015, de Daily Mail: http://www.dailymail.co.uk/home/moslive/article-1272921/Ten-greatest-maps-changed-world.html#ixzz3oUVYgUfo
Lizarazo, D. (2004). Íconos, figuraciones y sueños. Hermenéutica de las imágenes. México: Siglo Veintiuno Editores.
Hansen A., F. (2015). INEGI. Recuperado el 15 de Noviembre de 2015, de INEGI: http://www.inegi.org.mx/inegi/SPC/doc/internet/MANUAL%20CartograFIA.pdf
Antonelli, P. (2011). Talk To Me Design and Communication between People and Objects. New York: MoMA.
Guzmán, A. (6 de Octubre de 2015). Milenio. Recuperado el 30 de Noviembre de 2015, de Milenio: http://www.milenio.com/negocios/emprendedores/Waze-tips_para_emprendedores-dificultades_de_negocio-semana_del_emprendedor_2015_0_604739720.html
Pardo, D. (2 de Junio de 2015). ¿Realmente la app Waze te ahorra tiempo? Recuperado el 30 de Noviembre de 2015, de BBC Mundo: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/06/150529_tecnologia_waze_america_latina_dp

Vinculación y Diseño I Tiempo de actuar

por Gerardo Zaldivar

En el momento histórico en que nos encontramos no basta con levantar nuestras quejas, buscar los porqués o especular acerca del mañana, debemos actuar, responder, trabajar duro y en equipo: formar alianzas, colectivos y redes que nos permitan avanzar y superar obstáculos que parecen cada vez más altos.

Todo esto cobra una vital importancia en un gremio como el del diseño, que requiere de diversos actores e instancias para engranar proyectos relevantes y exponenciales que logren mover la aguja de  la economía nacional, como bien sucede en otros países en los que el diseño se manifiesta como una disciplina apalancada por el gobierno, creadora de recursos, industria y una importante fuente de empleos.

Es aquí donde el diseño mexicano tiene un largo trecho por andar, sin embargo, el tiempo apremia y debemos darnos prisa para no quedarnos atrás en el panorama global. El gremio del diseño en el país es reciente, en comparación con otras profesiones, y se puede decir que está en una etapa de aprendizaje en donde esfuerzos aislados e individuales difícilmente acelerarán el proceso. Para lograr avanzar en este tema a un ritmo adecuado y constante requerimos de sistemas engranados y planificados a largo plazo que lideren el descubrimiento de los factores que serán necesarios para que el diseño mexicano logre ser un sector rico en oportunidades y relevante a nivel económico.

Proyecto Fragua en Palacio Numismático, AMD 2014

Proyecto Fragua en Palacio Numismático, AMD 2014

La academia juega, sin duda, un papel preponderante. A lo largo de mi carrera profesional he tenido la oportunidad de visitar e interactuar con más de una cuarentena de instituciones que comprenden alguna disciplina de diseño o afín dentro de su oferta académica y, en su mayoría, debo admitir que he encontrado programas sólidos, certificaciones valiosas, programas de intercambios académicos a las mejores instituciones de diseño a nivel internacional y un reciente enfoque al emprendimiento que alimenta la sana inquietud del estudiante por auto-emplearse, todo esto sumado a algunos programas de vinculación con empresas cada vez más sistematizados y pertinentes.

Esto último es, sin lugar a dudas,  un gran acierto: unir a la escuela con la industria a fin de que cada una aprenda y aproveche de la otra. Para la industria es invaluable tener a las mentes, frescas y creativas, de los jóvenes estudiantes de diseño replanteando sus modelos de negocio, y explorar sus focos de innovación o ideando nuevos proyectos. Por su parte, los alumnos, al trabajar en proyectos con la industria, reciben un baño de realidad, experiencia y conocimientos que no se encuentran en el aula. Por último, las instituciones educativas reciben prestigio, renombre y la validación de la preparación de sus estudiantes por parte de sus futuros empleadores.

Generación DECODE, AMD 2014

Generación DECODE, AMD 2014

Por desgracia, es común que estas colaboraciones se queden como simples ejercicios aislados a los cuales no se les da el menor seguimiento por parte de ninguno de los actores y, en los peores casos, ni siquiera se registran los aprendizajes para mejora del proyecto.

Para evitar que esto suceda es primordial considerar algunos puntos básicos:

Industria:

  • Propiciar proyectos de vinculación con la academia que sean pertinentes y estratégicos para la compañía, y congruentes con los principales focos de innovación y mejora.
  • Generar un brief claro y detallado de lo que se espera lograr, dando a conocer a los involucrados la filosofía, el mercado meta, la estrategia de la empresa e invitar a los estudiantes a vivir una experiencia total, así como comprender de forma integral la propuesta de valor de la empresa.
  • Esperar proyectos innovadores, disruptivos y radicales. Confiar.
  • Dejar abierta la posibilidad de contratar o incubar a los mejores alumnos y proyectos presentados; abrir nuevas líneas de negocio; diversificar y aprender fijando un capital de riesgo, el cual se puede justificar como inversión en la innovación de la empresa.
  • Asignar a un líder interno con objetivos claros e incluir al equipo de alta dirección en el proceso de seguimiento del proyecto de vinculación.

Academia:

  • Buscar y convencer a empresas socialmente responsables de entablar proyectos de vinculación con sus alumnos, acordes con las necesidades actuales y apremiantes de la empresa.
  • Incluir proyectos de vinculación en los planes de diversas materias y procurar su trascendencia a través de los ciclos escolares del alumno asignando a un responsable de vinculación que dé seguimiento puntual a los proyectos en relación con la vida académica del estudiante.
  • Asignar a los alumnos sobresalientes para los proyectos de mayor relevancia, participar es un privilegio, reconocer el éxito del proyecto y el alumno y comunicarlo por todo lo alto.
  • Impulsar el desarrollo del proyecto: la academia funge como el principal responsable de éxito y es el intermediario entre los intereses del estudiante y la industria.

Estudiantes

  • Presentar la mejor actitud ante el proyecto, mantener la sed de aprendizaje visualizando a la empresa como potencial empleadora o cliente futuro.
  • Trabajar duro, fijar objetivos por plazos, dar a conocer de lo que es capaz, rodearse del mejor equipo posible y llevar el proyecto a diversos aspectos de su vida buscando ideas y soluciones fuera del ámbito académico.
  • Aprovechar la oportunidad para reinventarse, descubrir nuevos intereses, pasiones y dejar abierta la posibilidad de encontrar un nuevo camino profesional.
  • Entregarse al proyecto, reconocer el valor de la oportunidad y actuar con congruencia.
  • No abandonar nunca el proyecto -aún después de entregado se debe continuar la investigación, alimentar su crecimiento y procurar la mejora. No sabemos cuándo el mundo estará listo para nuestras ideas, pero si seguimos trabajando en ellas está claro que acortamos la distancia.

Estas recomendaciones son solo el inicio de una conversación que esperamos se enriquezca con la retroalimentación del lector, hay que buscar la construcción de  proyectos de vinculación exitosos que se sumen a las filas de los casos de éxito, que garanticen la empleabilidad o auto-empleabilidad de nuestros estudiantes de diseño en sus diversas manifestaciones, convirtiéndonos así en un país destacado por su innovación, sus ideas, su creatividad y su diseño estratégico.